FairCoin y las monedas sociales

De lo local a lo global a lo local

Autoría: Sam Dallyn and Kapis

Estos son buenos tiempos para aquellos implicados en proyectos de monedas alternativas. Durante los diez años desde que empezó la crisis financiera de 2008, que mostró que el crecimiento basado en la deuda era socialmente insostenible, hemos visto cómo los bancos y los Gobiernos se han ido volviendo más dependientes aún de dicho modelo. Y, al mismo tiempo, estamos asistiendo a un creciente consenso científico, según el cual este modelo de crecimiento basado en la deuda nos llevará a una catástrofe medioambiental, que es cada vez más probable que lleguemos a experimentar en el curso de nuestra vida y que, definitivamente, experimentarán nuestros hijos y quienes ahora son más jóvenes. En este contexto, que pinta tan desesperado, han proliferado en todo el mundo distintos experimentos económicos alternativos que ofrecen un modelo de intercambio progresivo diferente y ecológicamente sostenible y que rompen con el ciclo impuesto por el modelo basado en la deuda. El mapa de Komun, por ejemplo, muestra cerca de mil lugares aceptando FairCoin y monedas sociales en todo el mundo, un número que crece de forma constante. En esta historia, FairCoin -y, por tanto, FairCoop- tienen un importante y creciente papel que jugar, porque:

  1. Al ser una criptomoneda, tiene un alcance global, lo que significa que tiene potencial para ayudar a establecer vínculos entre monedas sociales que funcionen en ámbitos regionales diferentes.
  2. Como criptomoneda social de ámbito internacional, tiene potencial para ayudar a reducir la necesidad de los usuarios de monedas sociales de recurrir al dinero fiat, puesto que pueden usar FairCoin en su lugar para realizar intercambios más allá del alcance de aquellas.

De momento, los esfuerzos de FairCoin y FairCoop para encontrar la forma de establecer conexiones con distintas monedas sociales forman parte de un proyecto en marcha que se encuentra en una fase relativamente temprana de desarrollo. Así que decidimos saber más sobre algunas experiencias ya llevadas a cabo por diferentes nodos locales de FairCoop y les pedimos que nos contasen cómo habían hecho para desarrollar lazos con diferentes monedas sociales.

La mayor parte de las experiencias recogidas son de España y Cataluña: en Albacete, Tarragona, La Safor (Valencia), Murcia y La Garrotxa (Girona) . Pero también se han establecido vínculos productivos con otras monedas sociales: en MACAO, Milán (Italia), y en Berna (Suiza). 

Aquí, intentamos resumir estas experiencias, de distinta naturaleza, para ver qué enseñanzas podemos extraer que puedan ser útiles a otros nodos locales que quieran trabajar con monedas sociales. Destacamos varios aspectos clave a partir de casos e historias diferentes: las relaciones de confianza cara a cara en torno a valores compartidos, la coordinación y la planificación colectiva para atender las necesidades de las personas, la ubicación física y la autonomía local, son ingredientes cruciales a tener en cuenta.

  • El primer punto clave es que las relaciones de confianza cara a cara son vitales para que estos vínculos funcionen en la práctica. En todos los casos, fueron fundamentales las relaciones personales de confianza forjadas a través de experiencias compartidas y de valores comunes. FairCoop sólo va a trabajar de manera efectiva con monedas sociales con las que comparta valores, y es bajo esta premisa que puede contribuir a que las diferentes monedas se ayuden entre sí y a tejer redes interconectadas, reduciendo así su dependencia del dinero fiat. En cuanto a la importancia de los valores compartidos, en Berna (Suiza) FairCoop pudo trabajar en estrecha relación con una moneda local - el Bonobo - que fue creada en torno a un festival. La moneda local Bonobo sólo funcionaría con empresas en las que los jefes y los trabajadores tuvieran una diferencia salarial de 2:1 y que expandieran, por tanto, una causa política a favor de una mayor igualdad salarial. Los organizadores de la moneda local simpatizaron con los valores de FairCoop y, sobre esta base, el nodo local de Berna pudo compartir redes con ella. El nodo local de FairCoop también necesita tener un profundo conocimiento de la moneda social con la que está trabajando, e idealmente una participación superpuesta a la misma, para construir vínculos y que estos perduren. Este fue el caso de la ecoxarxa de Tarragona y de MACAO, en Milán, dos de los ejemplos mejor desarrollados.
  • Una característica importante de los ejemplos de mayor éxito de colaboración con monedas sociales fue una sólida coordinación colectiva centrada en la satisfacción de las necesidades de las personas. En Tarragona, por ejemplo, los comerciantes que aceptaban monedas sociales y FairCoin tuvieron la oportunidad de vender sus productos con la moneda que quisieran: los euros representaron menos de la cuarta parte de los pagos solicitados, los FairCoin fueron aproximadamente la tercera parte del total y la moneda social fue casi el 50%. Aunque las proporciones varían obviamente en cada caso, hace falta una cuidadosa planificación para encontrar la manera en la que esto funcione de la mejor forma para todos los implicados. De forma similar, en La Garrotxa (Cataluña), los productos se pagaban en FAIR y éstos se cambiaban por una moneda social, los Troks, como ingreso. Mientras, en MACAO, que utiliza como moneda social la criptomoneda Commoncoin -creada en 2015-, los productos de otras regiones de Italia de las que Milán no disponía podían suministrarse utilizando FairCoin y luego adquirirse con Commoncoin. Por tanto, en todos estos casos, trabajar con monedas sociales supone ser flexible y entender las necesidades y deseos de los comerciantes y productores, de forma que FairCoin pueda ayudar a facilitar la creación y la expansión de redes de monedas sociales. En última instancia, se trata de encontrar formas productivas de trabajar con los comerciantes y productores para ayudarles a construir una economía circular que responda a las necesidades de las personas. Aunque, para que esto funcione eficazmente, el nodo local también necesita tener un balance positivo con la moneda social para facilitar los intercambios.
  • En los casos de mayor éxito, la existencia de lugares físicos específicos fue crucial para atraer a la gente y para construir vínculos concretos con otras monedas sociales. En Berna, la primera Zero Waste Shop (tienda con cero residuos) que aceptó FairCoin ofrece distintos productos de varios nodos locales, lo que significó que la gente pudo ver cómo funciona FairCoin desde lo global a lo local. En los proyectos La Safor y La Descapitalizadora de Tarragona, FairCoin y las monedas sociales pudieron utilizar un almacén local para la distribución de productos, y esto, junto con una cuidadosa planificación, contribuyó al éxito de la primera ruta circular ibérica . Mientras tanto, en Milán, MACAO ha proporcionado una base importante para trabajar colectivamente con Commoncoin, dados los valores y proyectos que comparten.

Sin embargo, en varios casos diferentes, se observó una desconfianza general hacia las criptomonedas por parte de algunos usuarios de monedas sociales, lo que no es sorprendente dada la especulación y el entusiasmo capitalista en torno a Bitcoin que reflejan los medios de comunicación. La "barrera tecnológica" significa que muchas personas no se sienten cómodas a la hora de descargarse un monedero y de usar criptomonedas, y esto supuso un reto en varios lugares. Observando las experiencias recopiladas sobre el trabajo con diferentes monedas sociales, queda claro que FairCoin es más una moneda social que una criptomoneda, que funciona mejor mediante valores compartidos, proximidad y relaciones de confianza cara a cara construidas fuera de las relaciones de explotación capitalistas.

Las actitudes frente a las criptomonedas también son bastante diferentes en distintos sitios: por ejemplo, en el contexto suizo, ya había un alto nivel de interés en el uso y las inversiones en criptomonedas, mientras que en MACAO, a través de la Commoncoin, ha habido un compromiso a largo plazo con el uso de criptomonedas para crear alternativas políticas y organizativas; sin embargo, en otros lugares como Murcia, se han encontrado con cierta resistencia al uso de las criptos por parte de los usuarios de su moneda social, el Osel.

Así, aunque la situación varía claramente en función del caso, el considerar FairCoin como criptomoneda social es potencialmente una fortaleza que puede resultar atractiva para personas con conciencia social, usuarias de criptomonedas, y también puede funcionar bien con monedas sociales. Pero esta fortaleza también presenta retos, dada la desconfianza respecto a las criptos en algunos contextos locales. También merece la pena destacar que FairCoin es una herramienta para reforzar valores alternativos, no capitalistas, basados en la confianza, y no algo que busca absorber diferentes monedas sociales en un único proyecto global. FairCoop y FairCoin pueden ser importantes a la hora de establecer vínculos entre diferentes monedas sociales de ámbito local, siempre trabajando conforme a los principios de la autonomía local radical.

 

Moneda social y FairCoin: Un proceso de creación de vínculos a largo plazo

Lo que también observamos en esta fase de transición es que el cambio a moneda fiat sigue siendo una necesidad para muchos comercios y que el proceso de vinculación entre FairCoin y las monedas sociales debe ser planificado cuidadosamente, ya que es necesario que haya intercambio en ambas monedas para que estas relaciones perduren en el tiempo. Dicho esto, cuando se cumplen estas condiciones, hay casos en los que se están estableciendo importantes vínculos productivos. FairCoop y FairCoin son parte de un movimiento político para crear formas comunes de intercambio que trabajen a favor de los intereses de la gente, fuera del sistema capitalista basado en la explotación de las personas y de los recursos naturales por el beneficio. Cómo generamos esos vínculos con diferentes monedas sociales en torno a estos valores alternativos en distintos lugares seguirá siendo una tarea apasionante y -como se puede ver en los casos mencionados anteriormente- algo importante y gratificante, en los años venideros.

 

(Gracias a @Al_Demon @biciAbhyanga @jessdim @NikolaNS Emanuele Braga y @rosquilletaintegral por su colaboración).

Brought to you by the multi-lingual FairCoop community. Visit the FairCoop main website or FairCoin. | CMS Login

To top