Lo Imposible

Autor: Biopablo

La vida media de un movimiento político es comparable a la de una persona. FairCoop ha cumplido 4 años (¡Felicidades!) Y es equivalente a una niña: pequeña, llena de curiosidad y entusiasmo, con un gran potencial y con más por aprender que por enseñar.

Tomemos una breve retrospectiva de los últimos cuatro años:

  • 2015 fue un año de gestación. Recorrimos Europa intentando construir algo que nadie entendía, éramos como profetas en el desierto. La tarea era simplemente imposible, el objetivo demasiado ambicioso. Pero no nos rendimos, especialmente Enric que nunca perdió la esperanza, y con su energía y determinación interminables salvó el movimiento de una extinción temprana.
  • En 2016, las semillas que plantamos brotaron, FC finalmente despegó, y lo imposible empezó a hacerse realidad. Aparecieron muchos nodos locales, incluido el primero fuera de Europa, en Kurdistán; getFairCoin comenzó a distribuir monedas; los productores y comerciantes se unieron a UseFairCoin y FairMarket; y la gente empezó a creer. Sin embargo, al final del año, un FairCoin se valoraba en menos de 0.05 EUR, lo que nos recuerda que nuestro sueño aún estaba muy lejos de ser posible.
  • En 2017, el profeta en el desierto tuvo su primer encuentro con el diablo, quien le prometió un camino rápido hacia la gloria. FC, que no era más que una niña de 2 años, estaba encantado por el brillo del oro del diablo y montó la ola de la criptoburbuja.

El valor de nuestra moneda subió a 1,20 EUR en unos pocos meses. Muchas moscas llegaron pululando, atraídas por el hedor del dinero fácil. Pero también experimentamos un crecimiento legítimo: se abrieron muchos nodos nuevos, la estructura global se formalizó en la forma de OCW, BotC y Freedom Coop comenzaron a brillar, y lo imposible definitivamente perdió su feo 'im'. FC fue finalmente una realidad y llegó para quedarse.

  • En 2018 el desierto se volvió verde, se instaló la euforia y comenzamos a construir monumentos a los falsos ídolos del Capital y los dioses del Crecimiento. Estábamos convirtiéndonos en las moscas.

Entonces sucedió algo sorprendente: la criptoburbuja global explotó, y la moneda cayó a la mitad de su valor. Las moscas volaron llevándose el dinero con ellas, profundizando así los problemas de liquidez y provocando una crisis política. Fue una gran noticia.

La alarma que terminó el sueño no llegó demasiado tarde, los monumentos aún no estaban completos. La crisis nos salvó de caer totalmente en manos del leviatán capitalista.

Cuando abrimos los ojos en el dormitorio oscuro, finalmente vimos al monstruo bajo la cama. En tal punto solo hay una cosa que decir:

"Mamáaaaaaaaa !!"

Pero quien es mamá? ¿La CIC? ¿El 15M? ¿Bitcoin? No, esas son más como hermanas mayores. La verdad es que realmente no tenemos padres.

-----------------------------------------------------------------------------------------------

Además de participar en FC, también trabajo con el movimiento revolucionario kurdo, formado por organizaciones como el PKK y muchos otros. Actualmente son los únicos en el mundo que desafían a la modernidad capitalista de manera significativa.

Aunque sus métodos y objetivos son muy diferentes a los nuestros, compartimos un objetivo final común y una perspectiva revolucionaria.

A la edad de 40 años, considero al PKK como una buena figura paterna.

El PKK no alcanzó su gloria cuando tenía 4 años.

Tuvieron que esperar décadas.

Lograron liberar vastas áreas en Siria e Irak de la influencia del Estado, que ahora se autogestionan de manera democrática basadas en los valores del antipatriarcado y la ecología. Están un paso más allá de nuestra revolución integral, y tenemos mucho que aprender de ellos.

El PKK es, como nosotros, un huérfano. El sistema que están implementando, conocido como confederalismo democrático, no tiene precedentes.

No alcanzaron su gloria cuando tenían 4 años. Tuvieron que esperar décadas, operando como un rizoma desconocido y subterráneo, aprendiendo lenta y pacientemente, construyendo confianza y fortaleza, cuestionándose profundamente e incluso experimentando cambios internos de paradigma radicales. Hasta que finalmente emergieron en 2011, para liderar el camino hacia la revolución libertaria más exitosa en la historia moderna.

Las lecciones más importantes que he aprendido personalmente del PKK podrían aplicarse a FC. Algunos de ellos se pueden resumir en algunos puntos:

  1. Cree. No dudes. Ten seguridad al 100% de que vamos a triunfar, y toma tus decisiones en consecuencia. Lo imposible ha sucedido, está sucediendo, y sucederá. Pero solo si crees.
  2. Ten paciencia. El crecimiento es un medio, no un fin. Céntrate en la calidad en lugar de la cantidad.
  3. Cuestiona todo. Tu mayor enemigo está dentro de ti. Evita el dogmatismo. Sé flexible. Tu entorno está cambiando, no tengas miedo de cambiar con él.
  4. Mantente radical. Sé consistente con tus principios, incluso al precio de disminuir tu calidad de vida.
  5. Nunca te quejes. Quejarse es estúpido.
  6. Ten disciplina. Concéntrate. No pierdas el tiempo. No te ofendas fácilmente. Recuerda para qué estamos aquí.
  7. Ten compromiso. Elije tu nivel de compromiso y comunícalo claramente a tus compañeras. Ya sea 1% o 100%, cúmplelo como una promesa sagrada.
  8. No hables de tus compañeras, especialmente si no están presentes. Ni siquiera para decir cosas buenas sobre ellas. No escuches los rumores y ten cuidado de no iniciarlos.
  9. Critica a quienes están abiertas a la crítica. Estate abierto a la crítica. La crítica es esencial para una comunidad sana. Siempre acepta la crítica cuando la recibas, incluso si no estás de acuerdo o no la entiendes.
  10. Delega. Descansa si estas cansada. Pida ayuda si la necesitas.
  11. No eres importante. No pienses en ti misma. Pilla el trabajo más malo, la peor silla, el trozo más pequeño de pastel. Deja lo bueno para los demás.
  12. Estate sana y feliz. Levantate temprano. Haz ejercicio. No te drogues. Trabaja sin conexión, socializa con tus vecinos. Ama y sé amada.

    Algunos de estos puntos pueden parecer contradictorios, pero si realmente los entiendes, verás que no lo son.

    Ah, hay uno más:
     
  13. Sé un terrorista. Cuando el Estado descubrió la palabra "terrorista", fue amor a primera vista. Para nosotras también es muy útil: ser acusado de terrorismo es una señal de que estás haciendo las cosas bien. Pero, por supuesto, eso nunca le va a pasar a FairCoop, ¿verdad? Es... Imposible.

 

Brought to you by the multi-lingual FairCoop community. Visit the FairCoop main website or FairCoin. | CMS Login

To top