Un cumpleaños con FairCoin

Quienes realmente creemos en FairCoop, a veces tenemos la impresión de que parecemos predicadores. Podemos llegar a convertirnos en personas monotemáticas hablando continuamente a la gente de nuestras ideas y ocurrencias.

El miembro del futuro nodo de Écija (Andalucía) que llevó a cabo la experiencia que te contamos en este post es de esos. Escuchó acerca de la posibilidad de cambiar euros por tickets en una charla del nodo de Albacete y se puso a pensar sobre ello con una amigo. El resultado es el que te mostramos a continuación.

Como habría hecho para cualquier cumpleaños convencional, este faircoopero compró una rica merienda para todos sus invitados. Gastó el dinero que habría gastado normalmente…. Bueno, esta vez, un poquito más. Pero sólo un poco. Y el resultado merecía la pena.

La celebración tuvo lugar en un indoors gestionado por él y unos amigos, La Granja, cuyo bar aceptaba el pago de consumiciones en FAIR. Le dieron algunas vueltas y decidieron aprovechar la ocasión para presentar FairCoin a los invitados de la mejor forma posible: mediante la práctica.

Compró unos FairCoin a precio bajo en el mercado libre (introduciéndolos así en la comunidad) y decidió repartirlos entre los invitados para que compraran la merienda con ellos.

Había comida y bebida para para 40 adultos y 20 niños. A todo se le puso un precio. Se abrió un monedero a cada invitado y el anfitrión les pasó los FAIR suficientes para que cada uno tuviera la ración que le correspondía:  una hamburguesa y 3 cervezas por adulto, un perrito caliente y 2 refrescos por niño, y un trozo de tarta por cabeza. 

A pesar de algún aparente problema con los Iphone, todas las parejas tenían algún miembro con un Smartphone, así que la cosa fue sobre ruedas. Todos aprendieron a manejar el monedero sin problemas, pagando a través del QR dispuesto en un poster en la pared.

Hubo quien se gastó todo y hubo a quien le sobraron algunos FAIR. Lo que se dijo desde el principio, es que no se podían cambiar por euros. Esto hizo que uno de los asistentes, un peluquero que aceptaba FAIR, también consiguiera algunas nuevas citas para un corte de pelo con los FairCoin sobrantes.

El resto quedó en La Granja, como recursos que piensan utilizar para, por ejemplo, pagar a alguna banda que actúe allí o tal vez comprar cervezas para su bar, dado que ya están en contacto con el productor de la cerveza local Makako.

¿Qué te parece la idea?

Link a Mapo

Brought to you by the multi-lingual FairCoop community. Visit the FairCoop main website or FairCoin. | CMS Login

To top